Para aumentar la rentabilidad por metro cuadrado y sobrellevar los vaivenes del mercado, el modelo Build to Suit o “construir a la medida” está comenzando a ganar terreno en el mercado inmobiliario.

El BTS es una línea de negocios exitosa que radica en una estructura de negocio que tiene básicamente 4 actores: el propietario y/o vendedor de la tierra, el inversionista quien será el propietario final del inmueble y quien corre el riesgo financiero que aporta los rubros para la construcción; la persona o empresa que toma el bien en arriendo en lugar de ser propietario de la fábrica y el constructor que es el responsable por el desarrollo del proyecto de construcción. 

Este es un modelo de negocio donde un gestor inmobiliario construye una propiedad a la medida de las necesidades de un arrendatario para luego arrendársela a largo plazo.

Se trata de un modelo muy usado en mercados inmobiliarios más desarrollados como España o Estados Unidos, donde la tendencia de las empresas es arrendar sus instalaciones, y también los inversionistas inmobiliarios han evolucionado mucho dando flexibilidad de manera de conseguir interesantes rentas de largo plazo.

“Es un proceso natural de evolución del mercado inmobiliario. El mercado de oficinas ya es muy competitivo, con lo que las propiedades comerciales (strip centers) e industriales (principalmente centros de bodegaje y distribución) comienzan a ser evaluados por las inmobiliarias como una nueva alternativa de inversión”

¿Qué ventajas tiene este modelo?

Este modelo surge como muy conveniente para hacer frente de mejor forma a los vaivenes de la economía y altas vacancias. Ello principalmente por dos razones. La primera de ellas es que se firman contratos de largo plazo, de 10, 15 o 20 años. La segunda, la bodega se encuentra arrendada desde el minuto que está operativa, por lo que nunca está desocupada, o “vacante”.

En materia ambiental

El BTS juega un papel fundamental, ya que además de reutilizar el agua y permitirle al recinto usar el aire natural aprovechando los vientos en la zona, brinda también condiciones de diseño como por ejemplo ascensores para discapacitados.

Varias características son las que se tienen en cuenta en el proceso de optimización, muchas de ellas se recogen en lograr la certificación LEED, que otorga puntajes y cataloga el edificio como ambientalmente sustentable.

Adicionalmente, el BTS tiene en cuenta las cualidades y calidades técnicas que se han desarrollado a lo largo de los años, además de la calidad y eficiencia de construcción a través de materiales más apropiados y edificaciones construidas en menor tiempo que ahorran recursos de inversión.

Esta nueva tendencia es ideal para los negocios inmobiliarios sostenibles y seguramente le traerá los mejores resultados a sus empresas.

Deja un comentario

Cerrar menú